Alegoría de la Reina despojada

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Se entristecen el Magdalena y el Cauca, se estremecen el San Juan y el Patía, la selva se deshace en lágrimas y truena en el Orinoco y en el Amazonas; rugen con fiereza el Catatumbo y el Guáitara. Se seca el Guatapurí y el Ranchería, que han sido inspiración de tantos poetas. Una triste y espesa niebla gris cubre valles y sabanas, la llanura abrazada por el sol se incendia, las dos costas se encrespan. Todo anuncia la catástrofe. 

Bendición del mosaico de la virgen de chiquinquirá en los jardines vaticanos. Créditos: Captura de Pantalla Basílica de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá

 

Por estos días se menciona a la Reina de Colombia como “La despojada”, en palabras proféticas de monseñor Luis José Rueda Aparicio, arzobispo de Bogotá y presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, que lamentaba el sacrilegio ocurrido el pasado 9 de julio, cuando se conmemoraban 102 años de su coronación. País ingrato que ya no recuerda a don Alonso indio, quien, enternecido por el tiempo que su Reina estuvo abandonada en Suta, tuvo la inspiración de construirle su primera capilla de vara, tierra y techo pajizo. Noble cacique respetado por españoles e indígenas, símbolo de la unidad nacional mestiza que nacía del alma pura y fresca recién bautizada, de este honesto capitán de los indígenas Cocas que destinó su guardia personal para cuidar a su Reina. 

Noble Alonso indio, a quien hoy mencionamos con respeto y rendimos honra, porque tuviste la feliz idea de ordenar a tus indígenas que cuando alguno recibiera un milagro, en agradecimiento a la bondad maternal y grandeza de su Reina, que salva a indios y españoles juntos, de toda suerte de pestes, plagas y tragedias, le entregara en agradecimiento una esmeralda para que se construyera el más rico y hermoso templo de la tierra colombiana y fueses adornada con cetro y corona de oro y esmeraldas. 

Con el tiempo fueron tantos los milagros de la Reina de los Ángeles, de los hombres, de los pueblos y de todo lo creado, que se acumuló el tesoro de esmeraldas talladas más grande de la tierra. Hoy los colombianos ya no solicitan la maternal protección por su salud frente a la peste y el peligro inminente de su muerte. El nombre de Luis Fernando Malaver, con prontuario de 13 entradas a la cárcel por narcotráfico, asalto y asesinato, se volvió universalmente famoso el pasado 9 de julio, porque es pronunciado con vergüenza patria y su hazaña infame contada en los Jardines del Vaticano con voz temblorosa y lágrimas en los ojos por el señor Embajador de Colombia ante la Santa Sede,  doctor Jorge Mario Eastman, en presencia del Cardenal Giuseppe Bertello, Gobernador del Estado Vaticano, cardenales presentes, renombrados obispos y el cuerpo diplomático de otros países acreditados ante la Santa Sede, su distinguida esposa y sus pequeñas e inocentes hijas. 

Ahora no faltará quien proponga al delincuente para senador de la República y sugiera redactar una ley para que su curul no esté sometida al debate electoral. Hoy, 434 años después de la noble decisión de don Alonso Indio, la tragedia nacional ocasionada por la languidez moral es de tal magnitud, que la falta de sensibilidad de los colombianos le resta toda importancia al hecho de que se haya despojado a la Reina de sus alhajas. Que las haya recuperado la Policía Nacional no disminuye en nada la gravedad del acto. 

¿Quién podría imaginar en aquel 3 de enero de 1587, cuando los indios Cocas comenzaron a construir su capilla? Que en el año 2021 el país iba a celebrar la fiesta religiosa nacional del 9 de julio incluyendo a un ratero sustrayendo las joyas, que son el símbolo de la realeza de la Virgen sobre la patria colombiana y que hubieran vísperas tumbando monumentos de aquellos a los que la india Catalina se refería de la siguientes manera: “Mis ojos propios son buenos testigos, de cómo saben ser buenos amigos” (Juan de Castellanos, Elegía de Varones Ilustres de Indias, Parte III, Historia de Cartagena, Canto II).

Este robo pudo ser permitido por Ella, como un mensaje de reflexión sobre el abismo en que hemos caído y de advertencia, que tal vez, anuncia la tormenta nacional que se aproxima. Es el símbolo de la Revolución Bolivariana del Socialismo del Siglo XXI, que se avecina y cae sobre una nación que renunció a Jesucristo y ya no conoce ni practica los Diez Mandamientos, los cuales hace tiempo no se enseñan en colegios y universidades, en los primeros porque es contrario al libre desarrollo de la personalidad, en las segundas porque no hace parte de sus líneas de investigación. 

Desde las altas cortes se proclama la idolatría y reverencia materialista de toda la sociedad al dios Estado laico. Se prohíbe la profesión de fe hasta del primer mandatario, al punto que tiene que ir a escondidas a visitar a la Virgen de Chiquinquirá para pedir su protección y la del país. Algunos de nuestros militares tienen más entusiasmo por la idiotez de la divinidad cienciológica Xenu que por el Decálogo, y por eso son fácilmente tentados por las jugosas retribuciones del narcotráfico que son auténticas bicocas frente a lo que vale el honor de la Patria. 

A los jóvenes se les engatusa con la bondad del estupefaciente recreativo de fácil alcance y los niños son entrenados en el arte del terrorismo urbano. Se propone a las mujeres que abandonen a sus hijos en medio de la educación en alternancia y pasen a engrosar las filas de las mamás primera línea, convirtiéndose en las fuertes animadoras promotoras del aborto y la eutanasia. En adoración a la diosa igualdad a los hombres se les niega el trabajo para que no puedan sustentar a sus familias; los vándalos incendian todo a su paso ante la mirada perdida y apática de los transeúntes, que ven cómo destruyen el mobiliario urbano pagado con sus impuestos para que puedan vivir como ciudadanos decentes. Gracias a los bloqueos, la deuda externa alcanzó el 60% del PIB, mientras los expertos internacionales consideran que cuando un país llega al 75% ya no tiene retorno a la normalidad. Y que tal aquellos académicos y maestros que sesgan la historia nacional para despreciar el bien, envenenar los espíritus y azuzar a la violencia. 

¡Colombia! Te llegó el tiempo de ser sincera contigo misma y abrir tu inteligencia y voluntad para manifestarte y afirmar con valentía lo que eres: Una noble nación católica, apostólica y romana basada en la familia cristiana, o prepararte para la esclavitud, el hambre y el destierro, pues el Nabucodonosor marxista yoruba de Venezuela con sus sacerdotes paleros ya está acampando en tus puertas y fronteras.

Por: Álvaro Gallón Rodríguez – 12/07/2021

Presidente de la Fundación Social Galeona de Cádiz

Autor del libro: Saber más sobre Nuestra Señora de Chiquinquirá

Artículos Relacionados

Deja una respuesta